La amniocentesis es una prueba diagnóstica prenatal que se realiza durante el embarazo y que tiene como objetivo obtener células del feto con el fin de descartar la presencia de determinadas anomalías que pudieran afectarle. No es una prueba indicada en todas las embarazadas al no estar totalmente exenta de riesgos, por lo que resulta necesario seleccionar a las mujeres que obtendrán mayor beneficio de su realización y que son aquéllas que tienen un riesgo más elevado de tener un hijo con alguna anomalía en los cromosomas.

Se realiza de la siguiente manera: con la mujer acostada, se punciona en el abdomen con una aguja fina, alcanzando el útero y la bolsa amniótica, en la que se encuentra el feto. Con una  jeringa se aspira una pequeña cantidad de líquido amniótico, unos 20 ml, lo cual no tiene repercusiones para el feto y su desarrollo posterior. Todo el proceso es controlado con ecografía, comprobando al finalizar la vitalidad del feto mediante la visualización del latido cardiaco. Una vez obtenido el líquido, se deposita en un recipiente estéril siendo transportado al laboratorio para su análisis.

Se realiza entre las 14 y 18 semanas de gestación, porque se ha comprobado que esta época de la gestación es la más favorable para su práctica. Antes de su práctica, se realiza un estudio ecográfico para valorar las condiciones fetales, la cantidad de líquido amniótico y la localización de la placenta.

La punción en general, no resulta dolorosa aunque puede notarse cierta molestia al atravesar los tejidos de la pared abdominal. Es recomendable guardar un reposo de 24 horas tras su realización.

¿En qué mujeres está indicada la prueba?
Esta prueba, no se ofrece a todas las mujeres embarazadas ya que tiene asociado un pequeño riesgo de aborto. En general, se recomienda cuando existen circunstancias que aumentan el riesgo de anomalías en el feto como son:

  • la edad materna avanzada
  • antecedentes de alguna anomalía en los cromosomas
  • determinadas enfermedades en hijos anteriores
  • cuando el padre o la madre tienen alguna anomalía cromosómica
  • cuando se identifica alguna alteración fetal en la ecografía
  • cuando las pruebas analíticas realizadas en el embarazo para conocer el riesgo teórico de anomalía cromosómica (Triple screening) tiene unos resultados de riesgo elevado.

Otras indicaciones son el riesgo aumentado de trastorno genético ligado al sexo, riesgo de defectos de tubo neural como espina bífida o cuando existe riesgo de afectación fetal por determinadas infecciones. 

También puede realizarse en épocas más avanzadas de la gestación para saber si existe problemas en el feto por la incompatibilidad de grupo o Rh o bien para conocer el estado de madurez de los pulmones, en situaciones en las que resulta necesario finalizar un embarazo, y es preciso conocer si el recién nacido tiene la suficiente madurez pulmonar para sobrevivir fuera de la madre.

Aunque no existen contraindicaciones absolutas, hay circunstancias en las cuales la prueba puede ser más dificultosa o bien tener un mayor riesgo, por ejemplo, cuando existen miomas en el útero o localizaciones de la placenta que dificultan la realización. En gestaciones múltiples, es preciso identificar los diferentes sacos amnióticos para no errar en el diagnóstico. Después de la punción de un saco, se introduce un colorante que cambia el color del líquido amniótico, para que al hacer la punción de otro saco, exista la seguridad de no estar puncionando nuevamente el primero.

¿Qué se hace con el líquido obtenido?
Del líquido amniótico se separan las células fetales que pueda contener y se realiza un cultivo de estas células. Cuando las células se encuentran en un proceso de división, se realiza una “fotografía” de su material genético, es decir, de los cromosomas, pudiendo observar si existen alteraciones en el número o en su forma. Una de las anomalías más frecuente es la existencia de un cromosoma de más en el par 21, lo que da lugar al Síndrome de Down o mongolismo.

El resultado de la prueba se obtiene en unos 20 días. Es raro, aunque posible, el no poder obtener células del líquido, o bien que falle el cultivo, no pudiendo por tanto obtener un resultado adecuado de la prueba.

También es posible analizar en el líquido amniótico determinados parámetros que diagnostiquen ciertas enfermedades e infecciones.

Riesgos
La amniocentesis conlleva un mínimo riesgo de aborto, que no alcanza el 1% de las pruebas cuando éstas son realizadas en el segundo trimestre. El riesgo se triplica si se realiza en el primer trimestre. Existe la posibilidad de sangrado vaginal o de pérdidas de líquido amniótico, circunstancias que deben ser comunicadas al Tocólogo.

Es necesario saber que un resultado normal de la amniocentesis no garantiza totalmente que el feto esté sano. La precisión de la prueba para el diagnóstico de anomalías en los cromosomas es altísima, casi cercana al 100%, pero existen enfermedades y anomalías congénitas que en la actualidad no pueden ser identificadas mediante esta técnica de diagnóstico prenatal.

Una vez finalizada la prueba se comprueba por ecografía el bienestar fetal y se envía el líquido al laboratorio para su posterior análisis. Normalmente el laboratorio que analiza el líquido se pone en contacto con los futuros padres para informar de los resultados de la prueba y con el Tocólogo en caso de existir alguna alteración. 

Valorar: 
Average: 4.5 (87 votos)
Compartir:
  


Te puede interesar:

Comentarios

Isabel
Imagen de Isabel

Amniocentesis

Me gustaria que explicaseis un poco mas la amnio en mellizos. ¿Puede ser que haya mas riesgo de aborto y que por ese motivo a veces no se realiza? Se hace una o dos punciones? Y por ultimo: reposos absoluto: que significa? Reposo parcial en casa o necesariamente has de estar tumbada en cama???? Gracias.


Enviado el Mar, 21/01/2014 - 22:57

Disfruta tu embarazo
Imagen de Disfruta tu embarazo

Amniocentesis

Hola Isabel,

La amniocentesis consiste en coger una muestra del líquido amniótico que rodea al feto para detectar alteraciones cromosómicas y defectos del tubo neural.

El riesgo de aborto es ligeramente mayor en embarazos múltiples que en embarazos de un solo feto, el riesgo es bajo, pero siempre se ha de valorar en función de la sospecha que haya de malformaciones. En los embarazos gemelares o múltiples es necesario tomar una muestra de cada bolsa amniótica, para estudiar a cada uno de los bebés.

Durante 24-48 horas después de la amniocentesis deben evitarse actividades intensas, pero no es necesario reposo absoluto si todo ha ido bien.

Un saludo


Enviado el Mié, 22/01/2014 - 20:33

mama2
Imagen de mama2

El articulo esta genial pq

El articulo esta genial pq normalmente la información que te dan es algo escasa


Enviado el Dom, 16/02/2014 - 13:59

martalloes
Imagen de martalloes

Se agradece este artículo, yo

Se agradece este artículo, yo me someteré a una en una semana y me ha ayudado a saber con mayor precisión sobre esta prueba.


Enviado el Jue, 04/06/2015 - 09:20

mrmtta
Imagen de mrmtta

Genial y objetivo

Información muy útil y objetiva. Me sirvió de ayuda para decidirme.


Enviado el Dom, 14/02/2016 - 16:08

atorniva7
Imagen de atorniva7

Muchas gracias por la

Muchas gracias por la información. nunca está de más saber lo que nos pueden hacer y los riesgos que conlleva..


Enviado el Mié, 06/07/2016 - 15:17

Páginas

Enhorabuena,¡has subido de nivel!
Consulta los premios que puedes conseguir
CONTINUAR >
¡Enhorabuena has logrado una medalla y 500 puntos!
Ver medallas Continuar >