No es algo habitual pensar cuando se recibe la feliz noticia de un embarazo, que pueda ser de gemelos y muchísimo menos de trillizos. Descubre más sobre embarazos múltiples en este artículo.

El embarazo múltiple es una posibilidad que en la actualidad estamos más acostumbrados a ver puesto que al porcentaje natural que en gran parte viene determinado por la herencia genética, se han sumado las numerosas técnicas reproductivas que ayudan a más y más parejas a vivir la maravillosa experiencia de la maternidad y paternidad.

La palabra gemelos proviene del latín “geminus” y es la palabra que coloquialmente utilizamos para definir a los hermanos idénticos, reservando el término mellizos para designar a aquellos hermanos distintos en apariencia física.

En términos médicos tenemos los univitelinoso monocigóticos (gemelos idénticos) que son el resultado de la unión de un óvulo y un espermatozoide y que, dependiendo del momento en que tenga lugar la división, dará lugar a que se trate de gemelos con una única placenta y bolsa amniótica, con una placenta y dos bolsas o por último con dos placentas y dos bolsas amnióticas. Constituyen el 25-30% de los casos.

Por otro lado se distinguen los bivetelinos o bicigóticos (“mellizos” distintos físicamente) que son el resultado de la unión de dos óvulos y dos espermatozoides.

Si tu embarazo es un gemelar tienes que tener en cuenta que se trata de un proceso que comporta mayores riesgos que un embarazo único y puede tener mayores efectos secundarios para ti, por lo que tienes que mimarte y dejarte cuidar un poquito más si cabe.

Puedes experimentar mayor frecuencia e intensidad de las nauseas y vómitos, debido a la elevada cantidad de βHCG (gonadotropina coriónica u hormona del embarazo), mayor hipotensión y sensación de mareo, sobretodo si te levantas o si te tumbas deprisa debido al síndrome de compresión aorto-cava.

También puede aparecer mayor dificultad circulatoria en extremidades inferiores, dándose varices con mayor frecuencia así como edemas.

Te recomendamos prestar una especial atención también a la espalda porque pueden aparecer dolores debido a la hiperlordosis (curvatura exacerbada de la espalda), causada por el peso de los bebés y sus anejos.

También directamente sobre la gestación hay una mayor incidencia de complicaciones tanto maternas como fetales.

Aquellas que pueden afectarte a ti son, entre otras, el desprendimiento precoz de placenta, rotura prematura de membranas (romper la bolsa de las aguas), amenaza de parto prematuro, alteraciones de líquido amniótico (hidramnios), estados hipertensivos del embarazo, hemorragia posparto, etc.Y en el caso de los bebés, pueden sufrir prematuridad, retraso de crecimiento y se han descrito mayor incidencia de malformaciones y cromosomopatías, entre otras.

Por todo ello, en todos los casos, pero especialmente en los embarazos múltiples, es importante un diagnóstico temprano y unos controles periódicos adecuados.

Lo ideal es el diagnóstico durante el primer trimestre de embarazo y la manera más certera es mediante la realización de una ecografía (6-10 semanas de gestación), en la que se visualizará el número de fetos, número de bolsas amnióticas y número de placentas. Ya que estos datos también modifican los riesgos de dicho embarazo.

Tendréis un mayor número de visitas, analíticas y exploraciones que se llevarán a cabo parcial o totalmente en un centro hospitalario especializado, en unidades de Alto Riesgo Obstétrico, para garantizaros así la detección precoz de complicaciones, prevención de un parto prematuro y un control neonatal adecuado.

La periodicidad de los controles dependerá del momento de la gestación y también de si tu embarazo es bicorial (dos placentas) o monocorial (una única placenta):

  • Si se trata de un embarazo bicorial, los controles serán mensuales hasta las semanas 26, cada 2-3 semanas hasta las semanas 35-36 y semanal hasta el final del embarazo.
  • Si es una gestación monocorial te visitarán cada 2 semanas a partir de la semana 24, puesto que conlleva mayores riesgos.

Por supuesto, todo esto te lo explicarán tu obstetra y matrona de referencia, aunque cabe destacar que realizarás un mayor número de visitas con el obstetra dados los riesgos inherentes al proceso.

En cuanto a la dieta que debes seguir si esperas gemelos, hay que tener en cuenta que debe ser igualmente variada, como en gestaciones únicas, pero la ingesta calórica tiene que ser unas 300kcal superior.

Puedes y de hecho debes hacer ejercicio, aunque dependiendo del momento del embarazo y cómo vaya desarrollándose, en algunos casos puede ser restringida la actividad física y contraindicadas las relaciones sexuales.

SI este es tu caso, te lo hará saber tu matrona u obstetra y se valorará cada caso individual según sus circunstancias.

Valorar: 
Average: 4.3 (59 votos)
Compartir:
  


Te puede interesar:

Comentarios

Isabel
Imagen de Isabel

Peso

Hola, me gustaria saber el peso medio que debe ganar la futura madre de mellizos. Entiendo que en un embarazo normal es9-10 kg...


Enviado el Mar, 21/01/2014 - 23:24

mama2
Imagen de mama2

Es algo fantástico pero

Es algo fantástico pero también arriesgado un embaraza gemelar


Enviado el Mar, 11/02/2014 - 01:07

Beatriz
Imagen de Beatriz

Embarazo gemelar

Creo que hoy en día que se tienen los hijos muy mayores, tener embarazos gemelares sería la mejor opción si pudiera elegirse.


Enviado el Jue, 20/02/2014 - 18:02

esther
Imagen de esther

trillizos

Estoy embarazada de trillizos, y me preocupa ver la escasa información que hay sobre este tipo de embarazos en concreto, no es lo mismo que uno gemelar..


Enviado el Lun, 16/06/2014 - 17:46

lacanican
Imagen de lacanican

me gustaria

Es un sueño tener un embarazo gemelar aunke mas arriesgado. A mi personalmente me encantaria de echo tenemos familiares gemelares


Enviado el Mié, 17/06/2015 - 15:22

Páginas

Enhorabuena,¡has subido de nivel!
Consulta los premios que puedes conseguir
CONTINUAR >
¡Enhorabuena has logrado una medalla y 500 puntos!
Ver medallas Continuar >