La sintomatología propia del embarazo tiene su punto álgido en este mes. Los cambios digestivos, las alteraciones en la piel y un ligero aumento del volumen corporal son los puntos más importantes de estas cuatro semanas.

Cambios en el feto
La mayoría de los órganos fetales se encuentran ya desarrollados.

En cuanto a los cambios externos, a medida que avanzan las semanas, la proporción de la cabeza fetal con respecto al resto del cuerpo irá variando, adquiriendo una  proporción normal al final de la semana doce.

En la cabeza fetal podemos diferenciar claramente todos los rasgos faciales y se pueden distinguir las tres porciones de las extremidades superiores e inferiores. La placenta aumenta de tamaño y en funciones a medida que avanza la edad gestacional, siendo a finales de la semana doce cuando se encarga de cubrir las necesidades hormonales del embarazo, sin necesidad de aporte materno, ayuda a producir la cantidad necesaria de líquido amniótico previo a la producción fetal y es la encargada del transporte de gases y nutrientes al feto.

En torno a la semana doce de gestación se realiza la primera ecografía del embarazo. Esta primera toma de contacto nos permite visualizar todas las estructuras fetales y hacer una primera valoración de la gestación. Se realiza la primera medición fetal, la cual nos ayudará a datar de una manera más precisa la edad gestacional y en esta ecografía se trata de buscar parámetros relacionados con el buen desarrollo fetal, como son la presencia de hueso nasal, el tamaño del pliegue de la nuca y valorar si se está produciendo un correcto intercambio sanguíneo entre la placenta y el feto. Será en esta ecografía donde la madre podrá ver los movimientos fetales y el latido cardiaco fetal y comprobar que la frecuencia de éste es mucho más rápida que la del adulto, en torno a 120-160 latidos por minuto.

Con tan pocas semanas de embarazo el feto se encuentra totalmente desarrollado y es en este punto cuando la incomodidad de los síntomas iniciales empieza a ceder o disminuir en frecuencia e intensidad.

Cambios en la madre
La sensación de náuseas y vómitos disminuirá progresivamente y sólo en un pequeño porcentaje de casos se hará mucho más intensa produciendo una entidad conocida como hiperémesis gravídica, caracterizada por la intolerancia a sólidos y a líquidos que en algunos casos puede requerir hospitalización.

La sensación de ardor y reflujo no son los únicos síntomas gastrointestinales a destacar, ya que el aumento de producción hormonal de las primeras semanas hará que el transito intestinal sea más lento haciendo que el estreñimiento sea más frecuente. También se puede notar un aumento de la salivación conocido como ptialismo, más frecuentemente asociado con aquellas mujeres que presentan náuseas.

La distribución del volumen corporal irá variando con el paso de las semanas, normalmente en estos tres primeros meses no asociado a un aumento de peso, pero si se puede traducir en que la ropa quede más ajustada que antes. El volumen sanguíneo también ha variado, por lo que el cansancio y la pesadez de piernas pueden aumentarse.

Los cambios en la piel también se pueden hacer más notorios en este mes, aumentando la pigmentación a nivel abdominal, zona del ombligo, periné o muslos. Cuando el aumento de la pigmentación aparece en la cara en forma de pequeñas manchas se denomina cloasma. La distribución típica suele ser en torno a la frente, la sien o la zona media. Es importante que para que no aumenten de tamaño e intensidad se utilicen fotoprotectores, ya que la exposición a la luz intensifica la tonalidad de estas. El adecuado cuidado de la piel con productos antiestrías es necesario como medida preventiva para la aparición de estrías.

Control gestacional
Todos los cambios que ocurren durante los tres primeros meses pueden consultarse con el ginecólogo en torno a la semana doce, momento en el que se producirá la primera consulta.

En esta se explicarán los resultados de la ecografía y de la primera analítica del embarazo y juntando estos datos y algunas características de la embarazada como la raza, antecedentes personales o hábitos tóxicos, se puede establecer de manera estadística la probabilidad de presentar una alteración cromosómica correspondiente a dos síndromes: el síndrome de Down (mongolismo) y el síndrome de Edwards.

Es importante conocer que esta prueba establece una probabilidad mediante técnicas no invasivas de presentar una alteración cromosómica, es decir, es un método basado en una comparación de datos analíticos y ecográficos que se asocian con determinados síndromes. Para conocer de manera certera la presencia de alteraciones cromosómicas fetales habría que realizar técnicas invasivas, como son la amniocentesis, la biopsia de vellosidades coriales o la funiculocentésis.

En esta primera visita el ginecólogo responderá a todas aquellas dudas que tenga la  futura madre y proporcionará información sobre la realización de ejercicio físico y sobre ciertos cambios que tendrá que realizar en la alimentación, evitando las comidas grasas y el exceso de hidratos de carbono, al igual que la información básica sobre la toxoplasmosis y su prevención. Una vez finalizado el turno de dudas y consejos se iniciará, en función de las características de la embarazada y la existencia o no de patología previa, la planificación del resto de consultas. 

Valorar: 
Average: 4.4 (142 votos)
Compartir:
  


Te puede interesar:

Comentarios

Evab
Imagen de Evab

Hay que aceptar los cambios

Lo importante es disfrutar del embarazo con actitud positivo. Es una etapa maravillosa que pasa rápidamente. Lo mejor es llevarlo de la mejor manera posible llevando una vida saludable con una dieta equilibrada y ejercicio.


Enviado el Mar, 17/11/2015 - 14:50

Evab
Imagen de Evab

buen artículo

Los artículos que ponéis aclaran muchísimo


Enviado el Mié, 18/11/2015 - 08:24

hamlete
Imagen de hamlete

piel

yo he notado picor en las piernas sobre todo por la noche, existe alguna relación?


Enviado el Mar, 29/12/2015 - 19:53

Dra. Francisca ...
Imagen de Dra. Francisca Molero

Durante el embarazo, aparecen

Durante el embarazo, aparecen cambios importantes a nivel fisiológico, algunos pueden provocar algunos síntomas leves. Los problemas circulatorios pueden ser algunos de ellos, también ocasionalmente picores corporales, pero siempre se ha de descartar que no exista una patología asociada


Enviado el Jue, 31/12/2015 - 17:46

nuricka
Imagen de nuricka

reducción progresiva de las náuseas

Deseando que empiecen a desaparecer las náuseas, los vómitos y el malestar general.


Enviado el Mié, 05/10/2016 - 20:12

Páginas

Enhorabuena,¡has subido de nivel!
Consulta los premios que puedes conseguir
CONTINUAR >
¡Enhorabuena has logrado una medalla y 500 puntos!
Ver medallas Continuar >